Debemos prestar mucha atención al mantenimiento de nuestro sistema de climatización ya que pueden tener un impacto negativo el mismo.

1. Mejor rendimiento

La función principal del filtro no es eliminar las partículas y los alérgenos del aire, sino impedir que el polvo, la suciedad y el pelo lleguen a los diferentes componentes del climatizador para garantizar la mejor experiencia posible. El hecho de tener un filtro más limpio, nos ayuda a proteger el resto del aire interior y a minimizar los problemas de rendimiento que se desarrollan, como el flujo de aire restringido y el aumento del consumo de energía.

2. Confort constante

Los filtros obstruidos contribuyen a las temperaturas cambiantes en el espacio en el que opera la unidad. Debilita la potencia del aire que sale del sistema, lo que significa que su espacio puede no recibir la cantidad de aire necesaria para enfriar o calentar como se desea.

3. Calidad del aire y olores

Si un filtro está cubierto por un exceso de polvo y suciedad, con la condensación que se forma en el interior de la unidad, aumentan las posibilidades de que crezca moho en el filtro. Entonces, a medida que el aire pasa a través de esta mezcla de polvo y moho, terminará siendo contaminado por partículas microscópicas. Esto puede provocar que el aire que saliente huela a moho, convirtiendo tu ambiente interior en un lugar incómodo.

Por lo tanto, tener un filtro sucio no solo restringe el flujo de aire sino que puede reducir directamente la calidad del aire.

4. Salud

Más que simples olores desagradables, el moho que crece en tus filtros podría moverse a otras áreas e «infectar» al resto de la unidad. Cuanto más moho, más se pone en riesgo tu salud.

Los sistemas de climatización y aires acondicionados usan ventiladores para devolver el aire a la habitación y asegurar que circule eficientemente. Si hay una acumulación de moho en tu unidad, esto podría provocar que las esporas se transporten por todo el espacio. Según la OMS, las personas que ocupan espacios donde hay presencia de moho, «corren un mayor riesgo de experimentar problemas de salud como síntomas respiratorios, infecciones respiratorias, rinitis alérgica y asma».

Al limpiar y cambiar regularmente el filtro, se puede reducir el riesgo de que circule aire lleno de impurezas a su alrededor y al de quienes viven con él.

5. La vida útil de la unidad

Con el tiempo, el filtro no solo se obstruye, sino que se deteriora, dejando que el polvo y la suciedad pasen a otras áreas dentro de tu unidad. Si esto no se controla, la fiabilidad de tu unidad está en juego y puede sufrir averías que requerirán la atención de un técnico profesional, incurriendo en un gasto. Aunque esto se puede solucionar, el desgaste repetido pasará factura y la vida útil de tu unidad se acortará. Mantenlo limpio y cambia los filtros según las indicaciones del fabricante para disfrutar de tu unidad por más tiempo.

EN ES
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad