Seleccionar página

En el aire interior se encuentra una mezcla de contaminantes procedentes de diferentes fuentes.

La mayor parte de estas fuentes se encuentran en el interior, pero es de destacar que el aire exterior, puede introducir contaminantes que no se originan en este ambiente.

El ambiente interior, es el resultado de la interacción entre el sistema del edificio, las técnicas de construcción, las fuentes de contaminación, los ocupantes del edificio y las fuentes externas.

La concentración resultante depende de una compleja interacción de varios factores que afecta a la introducción, dispersión y retirada de los contaminantes.

  • Tipo, naturaleza y número de fuentes.
  • Características de uso de la fuente.
  • Características del edificio.
  • Tasas de infiltración y ventilación.
  • Mezcla de aire entre y dentro de los compartimentos de un espacio interior.
  • Tasas de retirada y potencial reemisión o generación por las superficies interiores y transformaciones químicas.
  • Existencia y efectividad de sistemas de retiradas del aire contaminado.
  • Concentraciones en el exterior.

Diversos estudios señalan que los contaminantes en el aire interior pueden estar en mayor cantidad que los del aire exterior.

Hay que tener en cuenta los siguientes factores:

  1. Las concentraciones de contaminantes en interiores no se reducen significativamente cuando el aire exterior entra en los edificios.
  2. Las personas pasan aproximadamente el 90% de su tiempo en espacios interiores.
  3. Dentro de los edificios se concentran nuevas fuentes de contaminación del aire por los cientos de productos que se utilizan en ellos.
English Español