La OMS ha cuestionado que no se hagan mayores inversiones en un aire limpio y saludable para todos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo un nuevo llamado de alerta por la calidad del aire, al advertir que casi toda la población del planeta respira aire insalubre.

A inicios de abril, el ente indicó que el aire que se respira no cumple con los estándares de calidad. Un 99 por ciento de la población mundial debe convivir con un aire que suele tener partículas capaces de penetrar en lo más profundo a los pulmones.

Para la directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la OMS, María Neira, “tras sobrevivir a una pandemia, es inaceptable que sigan existiendo 7 millones de muertes evitables e innumerables años de buena salud perdidos evitables debido a la contaminación del aire.

Además, resaltó que pese a la situación que se ha reportado, y que afecta a la salud de las personas, “se siguen haciendo demasiadas inversiones en un medio ambiente contaminado en lugar de en aire limpio y saludable”.

Alerta

La OMS instó a reducir el uso de combustibles fósiles, pues genera contaminantes que, a su vez, desencadenan problemas respiratorios y circulatorios, además de provocar millones de muertes.

Sobre la contaminación del aire, no es difícil rememorar la imagen tradicional de una capa de niebla tóxica en el ambiente, realidad que se ha vivido en varias capitales del mundo.

«Más de 6.000 ciudades en 117 países ahora están monitoreando la calidad del aire, pero las personas que viven en ellas todavía respiran aire que excede los límites de calidad» establecidos por la OMS.

No obstante, es un tema mucho más complejo y en el que intervienen diferentes factores, como los procesos industriales, la quema de combustibles fósiles o el uso de los recursos naturales.

Algunas causas directas de la contaminación

Entre las causas directas que se pueden mencionar, y están vinculadas a la contaminación del aire, son:

– Quema de petróleo, carbón y aceites: cualquier proceso en el que se produzca la quema de materiales como los referidos o sus derivados, ya entraña un daño a la capa de ozono y al ambiente.

– Mal uso de la electricidad: no es la electricidad en sí misma, sino la forma en la que se obtiene, ya que diversas plantas electrificadoras recurren a procesos químicos para convertir y reconducir la electricidad, liberando gases al ambiente.

– Productos químicos usados en los suelos: en la agricultura no es extraño que se usen productos químicos, fertilizantes, conservantes, entre otros. Estos pueden ascender a la atmósfera y causar efectos perjudiciales al ambiente.

– Minería y extracción de materiales: la extracción genera grandes cantidades de gases que contaminan el ambiente.

Efectos

La OMS ha informado que la calidad del aire es peor en regiones del Mediterráneo oriental, el sureste asiático, seguido de África.

La exposición al dióxido de nitrógeno puede provocar enfermedades respiratorias como el asma, además de tos, sibilancia y dificultad para respirar, según la organización.

Su alerta se argumenta en una base de datos que incluye mediciones sobre las concentraciones anuales de dióxido de nitrógeno, que surge de la quema de combustibles que realizan los humanos, principalmente. Fuente: OMS

EN ES
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad