El Plan Estratégico de Salud y Medioambiente 2022-2026 (PESMA) presentado por el Gobierno en noviembre de 2021 tiene como objetivo promover entornos saludables para la ciudadanía y la reducción de enfermedades asociadas a factores ambientales, así como la toma de medidas para hacer frente al desafío climático.

Para ello establece varios ejes transversales (equidad, enfoque de género, transparencia y rendición de cuentas, sostenibilidad, salud en todas las políticas y enfoque One Health de la OMS), que señala la conexión entre la salud humana y la del planeta, lo que incluye a todos los seres vivos y los ecosistemas.

Contempla también, desde un punto de vista medioambiental,14 áreas temáticas o factores de riesgo para la salud de las personas, englobados en 4 bloques, entre los que se encuentra la calidad del aire interior:

  1. Cambio climático y salud:riesgos del clima, temperaturas extremas y vectores transmisores de enfermedades.
  2. Contaminación:productos químicos, residuos, calidad del aire, calidad del agua y contaminación industrial.
  3. Radiaciones:radiactividad natural, campos electromagnéticos y radiación ultravioleta.
  4. Hábitat y salud:ruido ambiental y vibraciones, calidad de ambientes interiores y ciudades saludables.

En la sección 3 del Documento Básico de Salubridad del Código Técnico de la Edificación (DB-HS CTE) y en el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE) se regula la calidad del aire interior de las edificaciones. A esta normativa se suma el PESMA, a modo de hoja de ruta con medidas concretas para mejorar la vida de las personas, teniendo siempre en cuenta su interacción e interdependencia con el medio ambiente. Todo ello permitirá cumplir con los compromisos internacionales (ODS, Agenda 2030, OMS, etc.) en materia de salud ambiental.

Principales líneas de intervención del PESMA en la calidad del aire interior

Para reducir al máximo los riesgos derivados de una mala calidad de aire interior, el Plan propone acciones en torno a varias líneas de intervención:

Prevención y protección de la salud

El objetivo es proteger la salud de las personas así como reducir los riesgos de la exposición al gas radón.Para lograrlo, se plantean varias acciones:

  • Desarrollar una legislación nacional específica para los ambientes interiores que obligue a tener en cuenta la CAI.
  • Poner en marcha el Plan de Acción frente al Radón.
  • Fomentar y apoyar la rehabilitación según el CTE y los criterios de salubridad europeos.
  • Analizar los contaminantes con los métodos de referencia más adecuados.
  • Señalar los requisitos de certificación de la biomasa empleada en sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria en el parque de viviendas.
  • Ampliar los espacios libres de humo en locales de hostelería, en vehículos privados y en algunos lugares de uso público al aire libre.
  • Determinar valores de referencia de los compuestos químicos más comunes.
  • Establecer criterios de ventilación de espacios interiores de uso público.
  • Desarrollar planes de reducción de la cantidad y el impacto en la salud de las personas y en el medio ambiente de los plaguicidas.

Gestión, organización y coordinación

Para conseguir establecer un marco general de la gestión de la calidad ambiental interior se propone:

  • Desarrollar un sistema de monitorización de los avances y necesidades en la CAI en colaboración con el Ministerio de Sanidad, el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y demás agentes.
  • Establecer un trabajo coordinado entre Comunidades y Ayuntamientos, en especial en las zonas más afectadas por el radón.
  • Involucrar a las empresas en la comunicación, formación y adquisición de compromisos en torno a la CAI.

Formación y comunicación de los riesgos

Para mejorar la formación de los profesionales así como para informar a la población sobre los riesgos de una mala calidad de aire interior y de la presencia de radón se plantea:

  • Ofrecer formación especializada por parte de instituciones oficiales y asegurar el reconocimiento de las ya impartidas si cumplen los requisitos exigidos por las administraciones competentes.
  • Realizar campañas informativas para alertar a la población sobre los riesgos de la exposición a ambientes poco saludables y qué medidas tomar para reducirlos.
  • Sensibilizar sobre los riesgos del humo del tabaco en los hogares.
  • Asociar las estrategias de comunicación de riesgos del radón y del tabaquismo.
  • Informar sobre el contenido de COVNM de los productos de uso doméstico.
  • Fomentar la etiqueta ecológica de la UE para pinturas, productos de limpieza multiusos y algunos productos cosméticos de uso doméstico, así como promover una etiqueta medioambiental para los productos generadores de estas emisiones y potenciar el uso de los de menos impacto.
  • Concienciar a través de campañas sobre la reducción de las emisiones de partículas finas derivadas el uso de chimeneas y estufas de leña de uso doméstico.
  • Realizar campañas para fomentar la eficiencia energética de las edificaciones.
  • Potenciar el conocimiento de las ventajas para la calidad del aire interior del uso de productos con etiqueta EU Ecolabel.
  • Sensibilizar sobre la importancia para la salud humana de cuidar la higiene y la zooprofilaxis de los animales domésticos.

Investigación

Estas acciones se orientan a conocer mejor los riesgos y el impacto en la salud de la calidad del aire interior:

  • Evaluar los contaminantes prioritarios y los métodos de análisis para incluirlos en la normativa.
  • Facilitar la investigación sanitaria para determinar cuáles son los niveles de exposición de las poblaciones con mayor riesgo, evaluar el impacto para la salud de la exposición a varios contaminantes, etc.
  • Realizar investigaciones metodológicas para identificar otros contaminantes con efectos en la salud también presentes en el aire de interiores.
  • Medir el riesgo y la eficacia de los sistemas de desinfección del aire, tanto físicos y fisicoquímicos.
  • Determinar la relación entre los niveles de exposición a múltiples contaminantes y la antigüedad del inmueble y la existencia no de sistemas de ventilación mecánica controlada.

Seguimiento, evaluación e indicadores

Para garantizar el cumplimiento de las medidas necesarias para mejorar la CAI se propone como acción el establecimiento de una cantidad reducida de indicadores para contaminantes prioritarios en los espacios que ocupen las poblaciones vulnerables.

En resumen, el enfoque global del Plan Estratégico de Salud y Medioambiente pretende proteger, en especial, a las poblaciones más vulnerables. Para ello se trabajará en la reducción del impacto de los factores ambientales sobre la salud, entre los que se encuentra la calidad del aire interior. En esta tarea se llevarán a cabo medidas de prevención y de divulgación, entre otros muchos aspectos.

Con estas medidas se quieren reducir las 33.200 muertes prematuras en España que se producen cada año como consecuencia de una mala calidad del aire, según estima la Agencia Europea de Medio Ambiente. Fuente: CaloryFrío.com

EN ES
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad